Los sonidos del silencio …

14/07/2009 

Suena el despertador… Es hora de comenzar la carrera, para poder llegar al trabajo. Levanto a los muchachos, para qué se vistan, voy corriendo a la cocina, lista para preparar el desayuno. No sin antes, haber dejado la comida a mi gato, que cada vez que me levanto…me canta su relato…

Prendo mi compañera  …esa que nunca falta… ella conmigo siempre. Nunca me ha dejado. Con ella;lloro, río, me amotino y me calmo. Mi amiga todo terreno, mi panita “la radio“.

¡Sorpresa! Hoy no es un día normal, al escuchar a mi compinche, con gran aturdimiento siento que hay un silencio latente en mis acostumbrados oídos. Me digo: ¿Dónde está mi musiquita, mis noticias, mis emisoras, que pasó? ¿Será que aun estoy dormida?… Busco mis programas, mis amigos mañaneros, mis compañeros de siempre … y no hay nada… Con espanto me doy cuenta,  que me cambiaron el dial de mi vida. Que tengo una tortura en mi casa. Voces que dicen lo mismo, que hablan del mismo hombre, y con las mismas palabras, todo es un grito al unísono.

Ya no hay rock, ni reguetón, ni mi salsita sabrosa, ni boleros llorones, ni baladas, ni noticias, ni mi música clásica.  Sólo programas que reflejan lo mediocre del engaño. Lo malo de la escasez creativa. Lo terrible que se escucha lo improvisado. ¿Será que la radio es la televisión y la televisión es la radio y los dos son el gobierno y el gobierno es el  estado, y el estado es el señor?

¡Dios! Se me caen los cabellos se me explota el microondas, los chamos piden el desayuno. Mi pareja se levanta con cara de marido bravo, (esa que pone cuando no quiere que le pregunte,  por qué carrizo llegó tarde) y yo…  allí en mi colapso…

Los miro y les digo a todos, la radio se ha silenciado en una sola frecuencia, en un sólo monólogo largo, que habla de admiraciones, que no se parecen al caso de mi cuñado:   hace un mes lleva un duelo, porque le mataron su muchacho. Ni al de la vecina,  del apartamento ocho, que tiene más de dos meses,  esperando por la operación de su mamá, y vive día a día el viacrucis del caos, del sistema hospitalario. Los observo a todos con furia y entiendo que nunca  me he volteado para ver lo que pasaba. ..No me había tocado…

Les digo que estoy de huelga y  duelo. Que no hay comida, ni trabajo, que hoy yo me di cuenta, de  la indolencia que he llevado,  por creer que lo tenia todo,  y que a mi,  “esos problemas  políticos, de los que tanto se decía  por allí”  nunca me llegarían a afectar en mi  burbuja confortable, de intimidad y elección de vida.

Me digo, con  interna tristeza, que equivocación  tan grande. A mi compañera  de  tantos ratos, hoy la han silenciado, y con ella mis mañanas, mi expresión, mi poder de decidir… es que son, tantos y tantos años…

Me siento desarraigada, de mi vida cotidiana, ya no sé si estoy en mi patria o en un lugar prestado. Siento opresión en todo … al pensar… lo sola que me he quedado. Una reflexión interna, sale como voz de algún lado “atormenta mi conciencia”. Se repite una y otra vez …Te han quitado el país y tú ni cuenta te diste, te quitaron tu cómplice solidaria  y te dejaron colgada, en una cadena perpetua, que se pierde entre la nada.

Suena el despertador….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s